Calderas de gas natural Baxiroca, mayor eficiencia y seguridad

Tener un sistema de agua caliente y calefacción mediante caldera es sinónimo de confort, si se trata de calderas gas natural, además, podemos hablar de otras muchas ventajas. Destacaremos solo dos, las que más interesan al cliente: por un lado, la comodidad de tener siempre suministro constante con una toma a la entrada del domicilio o la empresa, por otro la gran eficiencia energética de este tipo de combustible.

Además, cuando ya se tiene una instalación que funciona con otro tipo de gas, como puede ser el propano, el cambio al gas natural es muy sencillo y rápido. Tan solo será necesario cambiar unas pequeñas piezas de la caldera para poder disfrutar de manera inmediata de todas las ventajas del gas natural.

La diferencia se dejará notar de manera instantánea. Cuando se tiene una instalación, por ejemplo de gas butano, no hay nada peor que quedarse sin gas en un mal momento. Y en cuanto al consumo, el rendimiento del gas natural es elevado, de modo que la factura disminuirá de manera más que considerable.

calderas gas natural baxiroca

¿Qué tipo de caldera es la más eficiente?

Hoy en día, cualquier tipo de equipo que se comercialice ofrece unos rendimientos más que aceptables. Pero, sin duda, son las calderas de gas natural baxiroca las más eficientes. Se trata de equipos tipo estanca (la ley no permite la instalación de atmosféricas salvo en casos muy específicos) y de bajo Nox. Esto por sí solo ya es garantía, pero, además, son calderas de condensación.

¿Por qué elegir equipos de condensación? Este tipo de calderas, como todas las estanca, son seguras y ecológicas, ya que emiten menos gases contaminantes. Lo que las hace diferentes de otras es su funcionamiento. Se trata de equipos que reutilizan el calor que se desprende del proceso de combustión del gas, de manera que su consumo es mucho menor.

Una caldera de condensación permite un ahorro que puede calcularse entre un 15 y un 30% del consumo de combustible y, por tanto, del dinero que hay que pagar a final de mes en la factura. De ahí que sean los equipos más recomendados. Además, su instalación no suele ocasionar problemas, solo es necesario contar con un desagüe próximo al aparato para evacuar los líquidos resultantes de la combustión.

Evidentemente, se trata de calderas algo más caras, pero el sobrecoste respecto a otros modelos convencionales se amortiza en unos pocos años con el ahorro en la factura. Solo hay que echar cuentas para darse cuenta de ello. Si hay cualquier tipo de duda, siempre lo más recomendable es acudir a especialistas que nos puedan aconsejar sobre el equipo más adecuado para nuestra instalación de agua caliente y calefacción.