calderas de gas natural con acumulador

Las instalaciones de agua caliente sanitaria habitualmente utilizan como fuente de energía la electricidad o el gas butano o propano.

Estas fuentes de energía tienen como principal problema el elevado coste de utilización para el caso de los acumuladores eléctricos y en el caso de las bombonas de gas, el especio necesario disponible para tener tanto la bombona conectada, como uno o dos de repuesto.

Así mismo hay que indicar que el gas butano o el propano, tienen en sí mismo un coste superior a otros gases, como es el gas natural, cuyo precio metro cúbico llega a alcanzar la mitad que en el caso del butano o del propano.

Las calderas gas natural son muy eficientes y además benefician a su propietario con un bajo consumo y coste. Desde latiendadegasnatural recomendamos el salto a esta fuente de energía natural, común y limpia. Con el sencillo gesto de ponerte en contacto con nosotros podremos indicarte si por tu domicilio pasa la cometida general de gas natural y por ello podrás conectarte a ella y comenzar a disfrutar.

Nuestros instaladores de gas natural cuentan con muchos años de experiencia en el sector realizando todo tipo de instalaciones de gas natural, desde las simples relacionadas con pequeños consumidores particulares a los grandes consumidores como empresas o gimnasios.

Para los pequeños consumidores, es decir, para los hogares la solución ideal pasa por aprovechar la caldera de gas existente y adaptarla al gas natural, siempre y cuando se encuentre en buenas condiciones. Esta adaptación es sencilla y lleva consigo el reemplazo de los inyectores de gas del quemador por unos de diferente diámetro, calibrados para funcionar con el gas natural, el cual necesita un diámetro diferente que el gas butano o propano.

Los grandes consumidores, sus particularidades

En el caso particular de estos grandes consumidores, recomendamos instalar calderas de gas natural con acumulador,  ya que gracias a ellas se permite mantener un remanente de agua caliente sanitaria dentro del acumulador en todo momento y de esta forma en cuanto se abre el grifo se obtiene agua caliente sin esperar a que arranque la caldera y comience a calentar el agua. De esta forma para grandes demandas se logra un menor consumo de gas, la caldera por si sola arranca cada vez que necesita para mantener caliente esta agua dentro del acumulador y por supuesto en caso de un gran pico de demanda de agua comienza a funcionar para abastecer esta necesidad puntual.

Son aparatos perfectamente programables para que funcionen dentro de las franjas de hora que necesitamos y además realizan una regulación del caudal de agua y gas perfecta para proporcionar exactamente el agua caliente necesaria y a la temperatura demandada. Son calderas eficientes por naturaleza.