Calderas de gas natural estancas: seguridad y garantíasHoy en día existen dos tipos de calderas gas natural. Por un lado, están las atmosféricas, y por otro, las estanca. ¿Diferencias? De manera resumida, se puede hablar de seguridad y de eficiencia. Las atmosféricas son las viejas calderas, las de toda la vida, esas que durante años han provocado infinidad de desgraciados accidentes por la mala combustión. Esto es así porque este tipo de aparatos toman el aire que necesitan para funcionar del recinto en el que se encuentran.

Se trata, por tanto, de aparatos peligrosos si no están sometidos a un estricto mantenimiento e instalados en lugares adecuadamente ventilados. Pero, además, son menos eficientes. Por ello, hoy su instalación está prohibida, aunque aún existen infinidad de calderas atmosféricas en funcionamiento.

Calderas gas natural estancas: máximas garantías

Actualmente solo se pueden instalar calderas estanca. Su funcionamiento es muy diferente al de las atmosféricas, ya que toman el aire desde el exterior y evacúan hacia él los gases de la combustión ayudados por un extractor. Para ello dispone de dos tubos concéntricos. Su funcionamiento resulta mucho más seguro, porque el mecanismo que hace operar el aparato está aislado por completo de la sala.

Y no solo son mucho más seguras, sino que además su rendimiento es mucho mayor y su consumo más reducido. Por tanto, el mejor consejo que se puede ofrecer a aquellos usuarios que aún tengan en casa una vieja caldera atmosférica es que la sustituyan por otra más moderna. A la larga, es más rentable. Y también a corto plazo, ya que las administraciones suelen subvencionar el cambio de calderas.Calderas gas natural estancas: máximas garantías

Hay, además, infinidad de modelos para poder elegir según las necesidades y según el presupuesto y muchas empresas y comercios ofrecen la posibilidad de financiación, de modo que no hay excusa.

Dos calderas estancas diferentes

En general, podemos hablar de dos tipos diferentes de caldera estanca. Por un lado, están las de bajos NOx. Se trata de aparatos muy eficientes, que además emiten muy pocos gases. De esta manera, las salidas de humos se pueden sacar a fachadas o patios interiores.

Y luego están las de condensación. Son también de bajo NOx, la diferencia es que son mucho más eficientes que las anteriores ¿La razón? Que aprovechan y reutilizan el calor producido por los gases de la combustión. El único inconveniente que pueden tener es que se necesita tener un desagüe cerca para poder conectarla y que evacúen el agua. Por lo demás, son las más eficientes que hay ahora mismo en el mercado.

La diferencia entre estas calderas gas natural estancas está también en el precio. Evidentemente las de condensación son más caras, pero su excelente rendimiento hace que ese gasto extra se amortice en un periodo de tiempo razonable. Si hay dudas, lo mejor es consultar a un especialista.