calderas gas natural bajo noxLa preocupación por el cuidado del medioambiente impregna todos los ámbitos de la vida. Y, en este sentido, las calderas gas natural de bajo Nox han supuesto un paso adelante muy importante. Y lo han supuesto, en primer lugar, porque la reducción de la emisión de gases contaminantes es mucho menor que en calderas convencionales. Y, en segundo lugar, porque cada vez son más los hogares que disponen de equipos de agua caliente o calefacción que funcionan gracias a una caldera.

Los sistemas de las calderas de bajo Nox lo que introducen es una importante mejora en la combustión. En su caso, lo que hacen es enfriar la llama que quema el gas, de modo que la emisión de óxidos de nitrógeno a la atmósfera es mucho menor que en equipos antiguos.

Calderas gas natural bajo Nox: evitar confusiones

Hoy en día, la normativa obliga a que las calderas sean estanca, es decir, que tomen el aire que necesitan para funcionar del exterior y expulsen los gases de la combustión también hacia afuera. Pero no todas las calderas estanca son iguales. Las hay de bajo Nox y de condensación. Estas últimas también son realmente de bajo Nox, pero su funcionamiento es distinto.

La caldera de condensación aprovecha el calor de los gases de la combustión y los reutiliza, por lo que es más eficiente. Algo que no ocurre con las calderas normales de bajo Nox. No es la única diferencia. Las de bajo Nox son más sencillas de instalar, ya que las de condensación necesitan un desagüe, y, además son más baratas.Calderas gas natural bajo Nox: evitar confusiones

Son las grandes diferencias de ambos tipos de caldera, pero hay que tener claro que en lo que se refiere a la emisión de gases, las dos son muy eficientes, de modo que habrá que elegir uno u otro de
acuerdo a otros aspectos.

Ayudas y subvenciones para el cambio de caldera 

La necesidad de mejorar la calidad del aire, sobre todo en las ciudades, ha hecho que las administraciones públicas hayan puesto sus ojos en las calderas. Periódicamente se publican ayudas y subvenciones para sustituir los antiguos equipos atmosféricos (mucho menos eficientes, más contaminantes y más peligrosos) por otros más respetuosos por el medio ambiente.

Pero en este sentido, hay que tener cuidado antes de lanzarse a la compra de una caldera nueva, ya que el objeto de esas ayudas pueden no ser las calderas de bajo Nox convencionales, sino las de condensación.

En cualquier caso, a la hora de elegir calderas gas natural, siempre es conveniente buscar los modelos con menor emisión de gases. Todos podemos poner nuestro granito de arena para conseguir proteger un poco mejor nuestro entorno.